PRENSA: Pros y contras de vivir en cada uno de los distritos de Granada – El Albayzín

El documento previo al Nuevo Plan General, que realiza una radiografía de la ciudad, recoge el resultado del análisis DAFO que se encargó a los Centros de Servicios Sociales Comunitarios de Granada dentro del Plan Local de Intervención en Zonas Desfavorecidas (PLIZD) de 2018.

Granada Hoy, 14-08-2022

Vivir en cada barrio y en cada distrito de Granada tiene sus pros y sus contras, sus debilidades y sus fortalezas. El peso del turismo, el paro, la situación económica, la dotación del barrio, la existencia de comercio, las comunicaciones, todo cuenta a la hora de valorar las amenazas o las oportunidades de cada entorno en la ciudad.

Albaicín

El barrio patrimonial por excelencia de Granada tiene muchas amenazas/debilidades. Según el texto, le afecta negativamente la topografía limitante, la pérdida de población joven en beneficio de zonas del Área Metropolitana, el envejecimiento progresivo de los residentes y la «desconexión de vida social comunitaria de nuevas personas residentes2. Además, tiene una alta tasa de desempleo entre los usuarios de los Servicios Sociales con un bajo nivel de especialización profesional. 

Otras debilidades son la excesiva dependencia en lo económico del sector de la restauración y el comercio (servicios), la mala comunicación con el resto de la ciudad y la escasez de servicios y equipamientos en zonas puntuales del Fargue y el Sacromonte.

El estudio recoge también la falta de plazas de aparcamiento para residentes y no residentes, la precariedad de espacios para la participación de los jóvenes y la falta de espacios de ocio y tiempo libre para la población infantil. En negativo tiene también la escasez de espacios libres públicos, los importantes impactos visuales (tendido eléctrico, antenas), las dificultades de acceso al alquiler de vivienda habitual por el aumento de alquileres turísticos, el encarecimiento del precio del suelo y la alta especulación. En vivienda le afecta también la dificultad para rehabilitar. Otros puntos negativos son la escasez de ayudas al sector artesanal, el riesgo de desaparición de oficios antiguos. Plaza de San Miguel Bajo en el Albaicín.

Plaza de San Miguel Bajo en el Albaicín. / G. H.

En cuanto al turismo, aunque sus calles se llenan de turistas a diario y hay un difícil equilibrio con la vida diaria, hay una baja repercusión económica de los miles de turistas que lo visitan. También la baja dotación de inversiones para la rehabilitación con relación a su riqueza patrimonial y el incremento del desarrollo de actividades no legalizadas.

En cambio, en cuanto a las fortalezas, la principal, obviamente, es la gran riqueza patrimonial histórica, artística y cultural. Además, el importante valor ambiental y paisajístico, la variedad y tradición artesanal y la proximidad a núcleos de interés como la Universidad, la Alhambra y el Centro, así como el reconocimiento de la zona como patrimonio de la humanidad. Otros aspectos positivos son el sentimiento de barrio, y su participación social, el importante movimiento vecinal y la reorganización asociativa y el importante grupo de población joven de 25 a 35 años.

También se destaca el fuerte atractivo turístico, la dinamización del colectivo asociativo femenino, la movilización de asociaciones de comerciantes y artesanos y la previsión de desarrollo de planes especiales urbanísticos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.