PRENSA: Cien okupas en las cuevas del cerro de San Miguel de Granada

El Cerro de SanMiguel, justo por debajo de la ermita del mismo nombre, es de los sitios más espectaculares de esta ciudad: al lado izquierdo tiene la Alhambra y el Generalife mientras la vega granadina emerge en el frontal de este cerro. Sin embargo, esta zona viene siendo un quebradero de cabeza por culpa de la okupación de las cuevas y los problemas medioambientales y delictivos generados por estas personas. No todas las cuevas están okupadas, las hay con dueño y perfectamente regularizadas, algunas desde hace más de quince años, pero son la excepción.

Ideal, 29-06-2022

Más de una treintena de agentes de la Policía Local de Granada, incluidos los del grupo GOAD, así como una unidad del área de Extranjería de Policía Nacional iniciaron un despliegue en el Cerro de San Miguel ayer a las nueve de la mañana y lo mantuvieron hasta las 13.30 horas. Los agentes cerraron todos los accesos al cerro para evitar la entrada y salida de personas mientras actuaban. Técnicos municipales de Urbanismo y Medio Ambiente también se personaron en la zona para efectuar un censo de cuevas y de sus okupas, al mismo tiempo que los operarios desbrozaban matorrales y hierbas la zona, para evitar el riesgo de incendio.

La actuación policial permitió detener a cuatro personas. Dos de ellas se encontraban en situación irregular y los otros dos tenían una reclamación judicial para personarse ante un tribunal, después de haber rehuido la acción de la justicia tiempo atrás. Además de estos cuatro arrestados, los agentes no se encontraron con ningún otro tipo de problemas durante las casi cinco horas que desplegaron sus efectivos en este cerro. No pudieron entrar al interior de las cuevas porque no disponían de las correspondientes órdenes judiciales. Los policías identificaron a más de treinta personas durante su actuación.

Censo

Uno de los objetivos primordiales de la operación desarrollada ayer en el Cerro de San Miguel era efectuar un ‘censo’ de las cuevas y de los ocupantes de las mismas. Los técnicos del área de Urbanismo contabilizaron ayer entre 70 y 75 cuevas, según la información municipal facilitada, y cada una cuenta con una media de dos ocupantes. No todas están okupadas de forma ilegal, porque al menos hay quince que disponen de papeles y fueron compradas en su día por sus actuales propietarios. Otras no se saben de quiénes son y el grueso están en un limbo o lo que es lo mismo, hay gente que dice que son suyas pero los papeles que tratan de demostrar esta propiedad carecen de garantía jurídica.

Los cálculos de los técnicos municipales de Urbanismo son de que podrían haber un centenar de okupas que van y vienen, pero que suelen utilizar estas cuevas como morada durante su estancia en Granada. Lo demás son ocupantes legales.

Este censo se hace de forma estimativa, porque los técnicos han ido preguntado a los moradores de las cuevas cuántos ocupantes había en cada una, aunque había muchas desocupadas y en ellas también se ha fijado una media de moradores. La media es de dos ocupantes por habitáculo, según han informado las fuentes municipales consultadas.

Al mismo tiempo, los técnicos de Endesa han revisado las distintas instalaciones y han efectuado siete desenganches ilegales al suministro eléctrico que abastecían de luz a distintas cuevas de este Cerro de San Miguel. Los operarios de Emasagra también han localizado 17 enganches ilegales al suministro de agua y una acometida que permitía regar distintos huertos, ubicados en las fachadas de las cuevas.

Quejas vecinales

Los vecinos del Sacromonte y de Haza Grande se venían quejando en las distintas juntas municipales de distrito de los problemas derivados de la okupación de estas cuevas del Cerro de San Miguel. De hecho, la actuación de las áreas de Urbanismo, Medio Ambiente y Seguridad Ciudadana ha venido impulsada por las quejas vecinales.

El grupo municipal de Unidas Podemos en elAyuntamiento de Granada se ha quejado de la actuación efectuada ayer porque busca echar a la gente que reside en estas cuevas en lugar de regularizarla.

La actuación policial y de los técnicos terminó sobre las 13.30 horas sin que se registrara ningún problema. El Ayuntamiento ya dispone de un ‘censo’ de cuevas y okupas.

«Aquí se vive muy bien y el mayor problema son los botellones de la gente de fuera»

Paco es uno de los pocos moradores de las cuevas del Cerro de San Miguel que tiene una en propiedad y con todos los papeles en regla. «Aquí se vive muy bien y el mayor problema son los botellones, que los hacen la gente que viene de gente fuera. Quienes vivimos aquí no tenemos problemas ni de inseguridad ni de convivencia ni de nada. Vivir aquí es todo un privilegio», dice este vecino. Leila es otra de las moradoras que lleva ya más de quince años residiendo en una cueva. «Aquí he criado a mis tres hijos, quienes ahora viven aquí en otras cuevas». Esta mujer ha convertido su cueva en una zona donde se aprende flamenco y se dan recitales en horario nocturno y diurno. «Mañana (por hoy) damos un recital a las 22 horas y la gente puede venir si quiere, antes deben apuntarse». Leila se muestra «orgullosa» de residir en este paraje de la capital granadina. «No le hacemos daño a nadie y hay una buena convivencia. Tratamos de vivir de una forma diferente y eso no es malo», dice.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.