PRENSA: El Albaicín se despedaza

Casa Yanguas, en pleno barrio del Albaicín granadino - ABC

Casa Yanguas, en pleno barrio del Albaicín granadino – ABC

La Casa Yanguas, hoy desposeída de su antigua riqueza patrimonial nazarí, simboliza la inacción de las administraciones en este barrio Patrimonio de la Humanidad de Granada

Leer en ABC, 23-01-2016

Casi en cada recodo del barrio hay ejemplos de que el Albaicín, que tiene desde 1994 el sello de Patrimonio Mundial de la Unesco, no está bien conservado. Decenas de antiguas casas moriscas así lo atestiguan y, de entre ellas, una es el símbolo de la inacción en la que se han sumido las administraciones ante este estado de alarma patrimonial.

Es la Casa Yanguas, por la que cada día pasan centenares de turistas en su subida al barrio que está frente a la Alhambra. Estos visitantes no pueden admirar la pequeña vivienda con encanto levantada por los moriscos granadinos durante el siglo XVI, si no un inmueble que se cae a pedazos.

Con paredes con grietas por las que casi cabe una persona, artesonados históricos con hongos y humedades por filtraciones, y desposeída de sus elementos de más valor artístico, la Casa Yanguas no ha resistido el paso del tiempo. Han desaparecido los azulejos de la alberca y las yeserías nazaríes de sus patios.

Fue en los años 80 pub estiloso que era punto de encuentro de la Granada más culta y bohemia.

En el año 1998 fue rehabilitada como vivienda unifamiliar, pero el intento de su último propietario por convertirla en un hotel con encanto se quedó en nada debido a problemas económicos y desavenencias con constructor y arquitecto.

La ley obliga a que las administraciones velen por inmuebles con una alta protección patrimonial como es la de la Casa Yanguas que está sometida a informes cada 5 años para conocer su estado. El Ayuntamiento además dispone de mecanismos como el registro de solares y edificios ruinosos conforme a lo que marca la ley del suelo andaluza.

Estos trámites son largos y caros pero podrían derivar en la expropiación del inmueble que, tras los problemas para su reconversión en hotel con encanto, está en manos de un «fondo buitre» de una entidad bancaria que lo ha puesto a la venta.

La delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, que tiene las competencias en materia de patrimonio, también podría tomar la iniciativa.

Carlos Sánchez, el arquitecto que participó en el último proyecto infructuoso para recuperar la Casa Yaguas, se muestra preocupado pero confiado en que pueda haber «alguien capaz de retomar el proyecto» desde la iniciativa privada, vital para dar vida al barrio del Albaicín.

Para ello debe recibir ayudas del sector público que ahora mismo escasean, en opinión de Carlos Ballesta, presidente de la fundación que lleva su nombre, especializada en la protección del patrimonio morisco de Granada.

«Para rehabilitar y darle vida al Albaicín es fundamental traer a gente joven», indica Ballesta que pone el foco en la Junta de Andalucía: «Cultura pone demasiadas pegas» y es capaz de retrasar un año o más una obra si aparecen restos, que casi siempre aparecen, y dan lugar a excavaciones de arqueólogos que «está pagando usted» como promotor. Eso «no lo aganta ningún albaicinero».

Este médico y coleccionista lamenta el caso de la Casa Yanguas sobre la que dice gráficamente que «toda casa es susceptible de mejora hasta la total ruina del propietario» habiendo ido a parar ahora «a las manos menos sensibles que puede haber que son las de un banco».

Por eso exige la intervención de las administraciones aunque con pocas esperanzas debido a antecedentes como el del torreón de la calle Guinea, también en pleno Albaicín y abandonado por el «desencuentro» entre «el Gobierno como propietario y la Junta de Andalucía».

«Estamos haciendo méritos para que nos quiten la distinción de Patrimonio de la Humanidad», concluye Carlos Ballesta haciéndose eco del malestar de muchos vecinos que, tarde o temprano, llegará a oídos de la Unesco.

CÁMARAS CONTRA LAS PINTADAS

La Comisión de Garantías de la Videovigilancia, reunida en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, considera que la solicitud del Ayuntamiento de Granada para instalar cámaras en enclaves patrimoniales del Albaicín asediados por las pintadas contempla los requisitos mínimos para salir adelante. Su instalación responde a los principios de «idoneidad, intervención mínima y proporcionalidad» pero la comisión solicita un informe técnico al equipo de Gobierno de José Torres Hurtado que detalle el proyecto de instalación de estas cámaras en entornos como el del Convento de Santa Isabel la Real o el Palacio de Dar Al-Horra.

En concreto, la comisión pide los espacios que serían grabados con las cámaras, su ubicación concreta y tipología. Así mismo, se pide el periodo de tiempo en que se pretende efectuar las grabaciones así como la cualificación de las personas encargadas del tratamiento de las imágenes y el sonido.

Para analizar esta información, Lorenzo del Río convocará, como presidente del TSJA y de la comisión de videovigilancia, en la que también está integrada el fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, una nueva reunión en el plazo de un mes.

Los tiempos cambian y, de dictaminar finalmente a favor de las cámaras, el criterio de la comisión de videovigilancia habrá cambiado respecto del que mantuvo en 2008 cuando negó, también al Ayuntamiento de Granada, la instalación de cámaras en la zona comercial del centro de la ciudad. De confirmarse el sí, la última palabra en cualquier caso la tendrá la Delegación del Gobierno en Andalucía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.