La Alhambra y el Albaicín: el reto de ser Patrimonio Mundial

Inauguración del curso dedicado a la conmemoración del 30 aniversario de la declaración de la Alhambra y Generalife como Patrimonio Mundial y el 20º del Albaicín. Foto: aG.

Inauguración del curso dedicado a la conmemoración del 30 aniversario de la declaración de la Alhambra y Generalife como Patrimonio Mundial y el 20º del Albaicín.

El Palacio de Carlos V acoge un curso organizado por la UGR que conmemora los 30 años de la inclusión del recinto nazarí en la lista de la Unesco

Granada Hoy, 23-09-2014

«La Alhambra no es un conjunto de bellos monumentos, es un territorio». Es la definición de María del Mar Villafranca, directora del recinto nazarí, en la inauguración del congreso que celebra el 30 aniversario de la inclusión de la Alhambra y el 20 del Albaicín en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. A este selecto club aspiró a incorporarse el centro histórico de la ciudad, aunque el proyecto quedó finalmente aparcado.

Ahora es la Alpujarra la que ultima su propuesta aunque, según fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte presentes en el congreso, la Junta de Andalucía no ha elevado este expediente todavía al Consejo de Patrimonio, que es el órgano que debe decidir si lo incluye en la Lista Indicativa. El próximo noviembre se deciden qué candidatos se incluyen en esta nómina para que sean las candidatas de España ante el Comité de Patrimonio Mundial. Y aunque se ha puesto 2018 como el año en el que la Alpujarra podría entrar en este club, el ejemplo de Los Dólmenes de Antequera parece ralentizar estas previsiones. El conjunto megalítico se incluyó en la Lista Indicativa en 2012 y la Unesco no decidirá sobre su inclusión hasta junio de 2016.

Según estas mismas fuentes, en ningún momento ha peligrado la catalogación del Albaicín como Patrimonio Mundial pese a las predicciones agoreras que, de cuando en cuando, saltan a los medios de comunicación.

«Cuando un Bien es declarado Patrimonio Mundial se multiplican los compromisos y los retos de conservación», continuó por su parte la directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, María del Mar Villafranca en el primer día de un curso en el que los expertos en Patrimonio reflexionarán hasta el próximo viernes sobre las obligaciones de estar incluido en el selecto grupo de Patrimonio Mundial.

Acompañada por el rector del Centro Mediterráneo de la Universidad de Granada, Juan Francisco García Casanova, coorganizadores del curso, Villafranca realizó en su intervención una aproximación sobre la valoración de la Alhambra «como un territorio que afronta un modelo de gestión que va más allá de la consideración estética del conjunto monumental». Además, destacó la estrecha vinculación del Conjunto Monumental con el Albaicín». En su opinión, «La Alhambra es el mejor mirador del Albaicín y viceversa».

Villafranca también resaltó que, en la actualidad, el Patronato ha ampliado su compromiso al asumir la gestión de tres bienes ubicados en el Albaicín ( Palacio de Dar al-Horra, la Casa Morisca Horno de Horo y el Bañuelo) y otro en el centro de la ciudad de Granada, como el Corral del Carbón.

Por su parte, García Casanova animó al medio centenar de alumnos inscritos a que aprovechen estos días de las aportaciones de los ponentes que participan. «Este curso aportará a todos más conocimiento y nos concienciará de la importancia de la conservación y la proyección de un lugares únicos como la Alhambra, el Generalife y el Albaicín».

Durante una semana, está previsto que expertos de reconocido prestigio nacional e internacional se den cita en el Palacio de Carlos V para incidir en los principios de responsabilidad hacia un patrimonio de valor universal excepcional como es la Alhambra y el Generalife, analizando la evolución del bien durante estos 30 años, y, también, para reflexionar sobre los cambios acaecidos en otras declaraciones, como el Park Güell (Barcelona), Palacio de Augustusburg y Pabellón de caza Falkenlust en Brühl (Alemania).

Además, se abordarán otras cuestiones como la ampliación en esta nominación, diez años más tarde, del Albaicín, subrayando la actual caracterización de la Alhambra-Generalife-Albaicín como paisaje cultural; el reto que supone la conciliación entre la visita pública y la preservación del patrimonio, en la que el Conjunto Monumental constituye uno de los principales laboratorios y referentes internacionales, y las experiencias que han acumulado otros bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, que fueron inscritos ese mismo año de 1984.

Esta visión retrospectiva se completará, además, con intervenciones relativas a algunos aspectos que centran los actuales debates en el seno de la Convención, como los nuevos tipos de bienes inscritos, como es el caso de las Rutas Culturales, los Paisajes Culturales y Bienes en serie, o la problemática asociada a las nuevas candidaturas y la redacción e implementación de los planes de gestión en los bienes declarados. Así, está prevista la asistencia del secretario General del comité Español de Icomos, Víctor Fernández Salinas, de la arqueóloga y jefa de Unidad de UNESCO para Latinoamérica y Caribe, Nuria Sanz, y del alcalde de Toledo, Emiliano García.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.