Mountain bike ‘patrimonio de la humanidad’

Vistas de la Catedral desde el Albaicín. / A. M.  Ideal 2014

Vistas de la Catedral desde el Albaicín. / A. M. Ideal 2014

NOTA: No parece que el redactor de la noticia ni el periódico Ideal, sean conscientes de los problemas que genera en el barrio el uso de este sistema de bicicletas «monuntain bike», ni de los graves riesgos que para quienes viven en el barrio ( o quienes lo visitan) o para el patrimonio comporta este tipo de «deporte» en el Albayzín. El primero y principal, estos ciclistas suelen bajar por las callejuelas del barrio a gran velocidad, sin apenas visibilidad, provocando graves riesgos de accidentes en quienes tenemos que andar por las calles del barrio, o quienes pasean o lo visitan, habiendo sido testigos de los sustos e incidentes especialmente con personas mayores o niños. En segundo lugar, no parece que este tipo de bicicleta y su práctica sea lo más adecuado para lugares habitados y patrimoniales. 

Una cosa es el uso de la bicicleta, que saludamos y que algunos vecinos utilizan, y otra muy distinta querer convertir el Albayzín, además de en el «parque temáticos» que se empeñan algunos responsables turísticos y urbanísticos, en un circuito deportivo de montaña. 

Está visto que sólo ven en el Albayzín un lugar a explotar a cualquier precio, mientras los vecinos luchamos por un espacio habitable y de disfrute para quienes viven y quienes lo visitan.

Ideal, 17-08-2014   Alejandro Molina

No es necesario salir de Granada capital para sacarle el máximo rendimiento a la bicicleta de montaña. Sin abandonar su término municipal es posible alternar tramos de tierra, duras subidas y bajadas muy técnicas. A todo habrá que sumar la visita a rincones cargados de belleza e incalculable valor artístico. Es difícil sacarle mayor rendimiento a una hora y media de pedaleo.

La que se propone a continuación es sólo una de las muchas opciones de ruta que se pueden hacer en Granada. Las posibilidades son infinitas. En esta ocasión, se muestra un recorrido circular con principio y fin en el Paseo del Salón para pasar por lugares tan emblemáticos como los jardines de la Alhambra, Sacromonte y Albaicín.

Alhambra

La subida al monumento nazarí se hará por las cuestas de Escoriaza y del Caidero, pero antes de llegar a la Antequeruela Baja se girará a la derecha por el Camino Nuevo del Cementerio para continuar subiendo hasta el aparcamiento de la Alhambra. El siguiente tramo es entero de bajada hasta el Paseo de los Tristes a través de la Cuesta de los Chinos. Este fue en la antigüedad uno de los accesos principales al recinto palaciego, que lo unía con el Albaicín. El nombre oficial es Cuesta del Rey Chico, aunque popularmente se la conoce así por el empedrado. Cuenta la leyenda que por este camino huyó Boabdil hacia el Albaicín para unirse a las tropas rebeldes levantadas contra su padre. También fue por aquí por donde entraron las tropas castellanas tras la toma de la ciudad.

La subida se retoma en la Cuesta del Chapiz para girar a la derecha por el Camino del Sacromonte. Tras un breve respiro entre cuevas y cármenes, espera la última gran subida de la jornada, la que nos llevará desde el Sacromonte hasta San Miguel Alto, pasando por la Abadía. Se inicia en el punto 5.36 km del recorrido, donde hay que girar a la izquierda y pasar bajo el arco que indica el acceso a la Abadía.

Centro de peregrinación

Desde aquí hasta el monumento hay un tramo de subida de aproximadamente 700 metros, tras los cuales merece la pena tomarse un respiro y disfrutar del entorno. Este lugar se convirtió en centro de peregrinación en el siglo XVII debido al hallazgo en 1.595 las reliquias de los discípulos del Apóstol Santiago junto con los llamados ‘libros plúmbeos’, que relatan el martirio del patrón de la ciudad, San Cecilio, San Tesifón y San Hisicio. El conjunto arquitectónico está formado por las Catacumbas, la Abadía, el Colegio Viejo y el Colegio Nuevo.

Albaicín

Tras el respiro, restan 2 kilómetros de subida por asfalto hasta enlazar con el Camino del Fargue. Es el punto más alto de la ruta, a 952 metros, y desde allí todo será bajada y tramos en llano. En cruce con este camino se debe girar de nuevo a la izquierda para bajar en dirección a Haza Grande. La siguiente parada será San Miguel Alto a través del Camino de la Ermita. En San Miguel se puede coger agua en el la Fuente del Aceituno. Las vistas de Granada desde este punto son espectaculares.

Justo debajo del mirador arranca el carril de San Miguel, cuyo primer tramo de tierra desciende junto a la muralla nazarí. Por se bajará hasta encontrar la calle Cruz de Piedra, por la que seguiremos bajando y dejando a nuestras espaldas el barrio de Fajalauza. Una vez dentro del Albaicín las posibilidades son infinitas. Los lugares de interés son tantos que harías faltas infinitas páginas para no dejarse ninguno.

La mejor recomendación puede ser improvisar. En esta ocasión se optó por cruzar todo el barrio por el callejón de las Tomasas hasta encontrar la plaza de San Miguel Bajo. Desde allí, se puede bajar por sus calles empedradas hasta la Cuesta de San Gregorio y más tarde Plaza Nueva para encarar el último tramo hasta el Paseo del Salón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.