Reflexiones sobre las “Pruebas y Detalles en la Obra de la Cuesta de los Chinos”

Confiamos opten por una que use exclusivamente cantos rodados para todos los elementos, sólo con una solución así este magnífico paseo podrá mantener su especial carácter.

A mediados del mes de diciembre comenzaron las obras de remodelación de la Cuesta de los Chinos, en la fase que afecta al tramo empedrado.

Cuando esta Asociación de Vecinos supo con más detalles en lo que consistiría dicha obra, la repavimentación de todo el tramo, se reunió tanto con técnicos del Patronato de la Alhambra como del Ayuntamiento para expresarles la pertinencia de reutilizar el material allí existente, los cantos rodados del empedrado que ya había allí. Esto lo justificábamos dado el singular carácter que ya tiene esta importante conexión de la Alhambra con el Albaicín: una cuesta con una atmósfera y un paisaje único en el que el pavimento es parte esencial del paisaje cultural en el que se enmarca y participa de la rica calidad perceptiva que se tiene al recorrerla. La cuesta atesora el patrimonio de lo rural a dos pasos de la ciudad.

En nuestra reflexión apuntábamos además que, por las pendientes y longitudes de los tramos, el plano del pavimento es además el que más se ve, especialmente en la subida —y por tanto existe una gran incidencia del material que se use en las tabicas o bordillos de los escalones. Recorriendo la cuesta hoy en día y analizando el cono visual, este plano del empedrado, que es tan visible, complementa y comparte tonalidades y textura con los paramentos verticales: el conglomerado del barranco que limita con las huertas medievales del Generalife así como los cimientos y muros de la propia Alhambra.

A estos aspectos añadíamos el valor del consumo y explotación responsable del medio, a través de la puesta en valor de lo cercano y lo local. En este sentido, razonábamos que este valor lo encontrábamos en el empedrado existente en la Cuesta de los Chinos: el material del empedrado actual es aún material útil y podía reutilizarse. Nos gusta afirmar que esas piedras que pisamos son muestra de una manera de relacionarse el hombre con su medio, de usar lo que tiene a mano, que es también un valor patrimonial.

Es decir, la intervención en la Cuesta de los Chinos era y es una oportunidad para mejorar en lo que se pueda la comodidad de esta conexión del Albaicín con la Alhambra, de hacerlo resaltando los valores patrimoniales y ambientales que allí existen y de ejecutarlo de manera responsable para con el medio ambiente.

Es por ello que en nuestro seguimiento de estas primeras semanas de la obra, nos satisface ver que se están haciendo pruebas para llevar a cabo las obras de repavimentación y que estas pruebas se están reutilizando los cantos rodados existentes. Por las razones antes descritas —paisajístico-patrimoniales, espacio-perceptivas y los criterios de sostenibilidad— esto es una buena noticia. Con la reutilización del empedrado existente y con una buena puesta en obra, la Cuesta de los Chinos seguirá manteniendo su carácter, que todos apreciamos, a la vez que se mejora la comodidad de transitar por ella.

Pero, una vez que el criterio general ya está claro, ha llegado la hora de prestar atención a los detalles constructivos, pues estos pueden tener una enorme incidencia incluso cuando el criterio general está claro. Estos días hemos visto que se han hecho tres pruebas para ejecutar el detalle del bordillo de los escalones y la acanaladura para la conducción de aguas. Una primera prueba muestra un bordillo de granito. Una segunda prueba muestra un bordillo de granito y la acanaladura para la conducción de aguas ejecutada con un adoquín también de granito. Una tercera prueba muestra el bordillo ejecutado con cantos rodados de mayor tamaño y la acanaladura central ejecutada también con cantos, colocados para facilitar el paso del agua. Pues bien, nuestra opinión es la siguiente.

El uso de granito, ya sea en los bordillos de los escalones o para la conducción de agua, supone incorporar un material que en la Cuesta de los Chinos ahora mismo no existe. Además de ser un nuevo material es importante subrayar, que dado el protagonismo visual que tienen los escalones, especialmente en la subida, distorsionaría gravemente el carácter de la cuesta: lo único que se vería serían esos bordes de granito. Hay que añadir además en contra del granito que es un material asociado a entornos más urbanos y que no se trata de un material de esta zona.

La tercera prueba, sin embargo, resuelve todos estos “peros” que tiene el granito. Con un mismo material, cantos rodados de distinto tamaño y dispuestos de manera distinta, se resuelven todos los detalles sin tener que recurrir a materiales extraños que generen un impacto negativo innecesario.

Como conclusión, opinamos que el granito, ya sea en forma de bordillo o en forma de adoquín es totalmente innecesario y superfluo aquí. Su uso distorsionará la autenticidad de la cuesta de los Chinos. No ocurre así con el uso de cantos rodados de distintos tamaños y dispuestos de distintas maneras. Por lo tanto, animamos a que se usen los cantos rodados como único material para resolver todos los detalles, y que se hagan más pruebas centrándose en esta solución hasta que se encuentre la definitiva.

Confiamos que las pruebas sean eso: pruebas, y que de entre todas las pruebas que se tengan que hacer, los responsables de la obra —Ayuntamiento y Patronato— opten por una que use exclusivamente cantos rodados para todos los elementos: superficies peatonales, bordillos de escalones y conducciones de agua. Rehacer la cuesta de los Chinos es un gran reto, y sólo con una solución así este magnífico paseo podrá mantener el especial carácter que tanto disfrutamos los vecinos que la recorremos asiduamente como los visitantes que se deleitan en su deambular entre las colinas de la Alhambra y del Albaicín.

Obras en la Cuesta de los Chinos 2015 Pruebas de empedrado

Obras en la Cuesta de los Chinos 2015 Pruebas de empedrado

 

Obras en la Cuesta de los Chinos 2015 Prueba de empedrado canto rodado

Obras en la Cuesta de los Chinos 2015 Prueba de empedrado canto rodado

 

La Cuesta de los Chinos con su empedrado previo a las obras de remodelación:

Cuesta de los Chinos con el empedrado previo a las obras de remodelación 2015

Cuesta de los Chinos con el empedrado previo a las obras de remodelación 2015

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario

  • Jane Brooke

    El problema es los bicis de montana ,a veces en grupos grandes, y motos. la Cuesta solo es apta para peatones.
    Gracias
    Jane

    27 Enero, 2015 at 09:08 Reply