PRENSA: Un ‘atasco’ centenario: Carrera del Darro

Una vecina del Bajo Albaicín encuentra una carta dirigida al Ayuntamiento que exponía los problemas de movilidad del barrio. El documento data de 1928

Leer en Granada Hoy, 19-01-2018

Aunque parezca mentira los problemas de tráfico que sufre la Carrera del Darro son centenarios. Así lo demuestra la carta que una vecina del Bajo Albaicín ha encontrado esta semana y que ha sido compartida por esta asociación de vecinos en su página web. La misiva que estaba dirigida al alcalde de Granada de aquel entonces data de 1920. En ella los vecinos y comerciantes del barrio de San Pedro y afluentes “con la consideración y respeto” exponen que “con motivo al constante tránsito de vehículos de todas las clases y especialmente automóviles por la Carrera del Darro se va haciendo imposible el transitar por esta vía sin grave peligro de perder la vida”.

Estos vecinos, preocupados por su integridad física mostraron también su comprensión ante la complejidad de reordenar la transitada vía principal para conectar con Albaicín alto y Sacromonte. “Los exponentes no desconocen las dificultades que existen para hacer una reforma radical de la Carrera del Darro” y propusieron la mejora del piso de las calles Carnero y Portería de la Concepción, ambas paralelas a la Carrera, “y los que tienen necesidad de transitar por esta vía podrían cómodamente prescindir de aquella dejándola libre a los que su fortuna les permite el lujo del auto o del coche”, detallan.

La petición es cuanto menos curiosa. Los vecinos proponían el arreglo de otras calles para evitar el tránsito por la Carrera del Darro ante los peligros que conllevaba. Seguramente no podían ni imaginar que años después el Ayuntamiento de Granada daría un valiente paso para peatonalizar la calle. Fue en mayo de 2012 cuando el área de Movilidad decidió conectar Plaza Nueva con el inicio de la Cuesta del Chapiz en horario de 10:00 a 14:15 y de 17:99 a 21:15 de lunes a viernes. Los fines de semana solo operaba los sábados por la mañana. Como era de esperar su puesta en funcionamiento trajo numerosos quebraderos de cabeza al entonces alcalde, José Torres Hurtado y la ex concejal de Movilidad, Telesfora Ruiz. Desde su puesta en funcionamiento los vecinos se rebelaron contra un sistema insuficiente que además dejó sin transporte en grandes franjas horarias a los residentes por esta calle a la vez que alargó el recorrido de los microbuses de la Rober que conectan el barrio al alargar su camino para evitar esta calle. Y, poco a poco se produjo la vuelta de los vehículos privados, de los taxis ante las incesantes quejas. Fue en julio de 2013 cuando finalmente Movilidad dio permiso a los microbuses para volver a este recorrido solo los días laborables. En aquel entonces ya se barajaba la idea de conectar el Albaicín con la Alhambra a través de un tren que se vendió como turístico pero abierto a los vecinos y que muy poco después demostró que era solo para los primeros. Esto ha motivado multitud de quejas pero sobre todo una reivindicación: la vuelta del transporte urbano todos los días de la semana. Aunque lo activó la ex concejal popular María Francés, la recuperación de los microbuses se hizo efectiva con el gobierno socialista y el área a manos de la actual responsable, Raquel Ruz, quien tiene ahora el reto de reordenar la calle y contentar a todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>