PRENSA: Ocho capitales europeas saturadas de turistas se unen frente a Airbnb

Madrid, Barcelona, y seis capitales europeas se han unido para exigir medidas que eviten los efectos perversos del alquiler turístico. Quieren que la Comisión Europea obligue a la plataforma de alquileres Airbnb a compartir los datos de sus clientes. Una medida que podría dar al traste con el negocio, porque la empresa cobra un porcentaje de la reserva y podría perder ingresos si los turistas contactan directamente con los alquiladores.

Leer en El País, 29-01-2018

El alquiler de pisos a través de la plataforma Airbnb ha revolucionado el sector, y los Ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Bruselas, París, Cracovia, Viena, Reikiavik y Ámsterdam quieren ponerle barreras. Por eso pedirán a la Comisión Europea que obligue a este tipo de firmas a desvelar la identidad de los propietarios que ofrecen las viviendas y a que compartan sus datos.

Representantes de las ocho ciudades remitirán para ello una carta a Bruselas expresando su deseo de mantener el equilibrio entre el flujo de turistas y la protección de los vecinos de los barrios afectados. La decisión fue adoptada durante una conferencia sobre Renta Turística Europea, celebrada esta semana en la capital holandesa. Berlín y Londres se ausentaron, pero recibirán la propuesta por si quieren apoyarla. Airbnb no fue invitada y emitió un comunicado asegurando que “trabaja con más de 300 Ayuntamientos para aclarar las reglas de los alquileres gestionados. Mientras otras compañías, como HomeAway, Tripadvisor, Expedia o Booking.com no hacen nada, nosotros abogamos por un crecimiento responsable”.

Laurens Ivens, teniente de alcalde de Ámsterdam, y anfitrión de la conferencia, argumentó que su propuesta no es nada descabellada. “En virtud de la protección de datos, el Reglamento europeo permite que Airbnb y las demás mantengan el anonimato del casero y las direcciones en alquiler. Todos los productos tienen normas de calidad y solo pedimos el mínimo exigible: un registro con un número para saber quién renta, que puede incluirse en la página de Internet de la empresa”. La ciudad acaba de fijar en 30 días anuales estos alquileres, por eso Ivens recuerda que el problema “no es el turismo, sino el volumen de visitantes”. En 2008, Reikiavik recibió a 450.000 personas. “Ahora son 2,5 millones anuales, y sin regulación será invivible”, asegura Sigurdur Bjorn Blondal, su teniente de alcalde. El problema es que Airbnb y sus homólogasperciben un porcentaje de la renta pactada, y pueden perderlo si el turista averigua el nombre del dueño de la casa y negocia con él directamente.

“Un turismo de hotel con un complemento de otro tipo de alojamiento está bien, pero no con inmuebles que pueden operar como hoteles ilegales. En Madrid hay unas 90.000 camas disponibles y los precios por habitación son de los más bajos de Europa. Pero donde hay más turistas de Airbnb y similares, que vecinos, suben los alquileres. Y los inquilinos tradicionales tienen problemas. De modo que la colaboración de estas plataformas es esencial”, piensa Miguel Sanz Castedo, director de Turismo del Ayuntamiento de Madrid.

A su lado, Sergi Marí i Pons, gerente de empresa y turismo del Ayuntamiento de Barcelona, indica que “los efectos secundarios de esta ola turística generan también oportunidades”. “Nosotros intentamos reducir el impacto actual en zonas como Las Ramblas o el Parque Guell, creando otros focos de interés. Y si antes cada ciudad negociaba por su cuenta con estas empresas, el hecho de actuar como una red y acudir juntos a la Comisión Europea evitará las diferencias”, dice, en De Burcht, el edificio del antiguo sindicato de talladores de diamantes, sede de la reunión.


El precio de los alquileres registra la mayor subida desde 2006

El precio de la vivienda en alquiler en España deja atrás siete años de caídas continuadas y registra una nueva subida anual. Y van tres seguidas. El precio medio subió un 8,9% en 2017, el incremento más acusado que se ha registrado en la serie histórica del índice del portal inmobiliario Fotocasa, que arranca en enero de 2006.

La evolución del precio medio de la vivienda en alquiler en España ha cambiado de forma radical en estos tres últimos años. Prueba de ello es que el precio se ha incrementado en todas las comunidades autónomas, a excepción de Aragón y Navarra, que descienden un -1,7% y un -0,3%, respectivamente, según el análisis que elabora anualmente el portal inmobiliario.

Muy distinto le ha ido a otras regiones, sobre todo a la catalana, donde el precio medio de los inmuebles creció un 10,3% y se convirtió en la única región que ha subido por encima del 10%. Por detrás, le siguen Comunidad Valenciana (9,6%), Canarias (8,5%), Madrid (6,3%), Castilla-La Mancha (5,6%), La Rioja (5,3%) y Andalucía (4,2%). También han registrado subidas Murcia y Cantabria (2,5%), Extremadura (2,4%), País Vasco (1,7%), Asturias (1,1%), Islas Baleares (1%), Castilla y León (0,9%) y Galicia (0,8%). Aunque los precios se están incrementando en general en todas las comunidades autónomas, entre las regiones más caras destacan Cataluña (12,39 euros por metro cuadrado), Madrid (11,45 euros) y País Vasco (10,70 euros).

Varias son las razones que explican el continuo y fuerte encarecimiento del precio del alquiler. “La primera es que, pese a la consolidación de la financiación hipotecaria y la recuperación económica, son muchos los españoles que no pueden acceder al mercado de la compra debido a la pérdida de poder adquisitivo y a las mayores exigencias de las entidades financieras a la hora de conceder un crédito. Su única opción es el alquiler, especialmente para los jóvenes”, explica Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa. “Pero también, el interés de los inversores por la compra de vivienda para ponerla en alquiler debido a las altas rentabilidades que ofrece este mercado en un contexto de bajos tipos de interés, el boom del alquiler turístico y el cambio de mentalidad a favor de esta forma de vida, empujan los precios al alza”, añade Toribio.

El precio de la vivienda en alquiler en España alcanzó su máximo histórico en mayo de 2007 con un valor de 10,12 euros por metro cuadrado al mes. Desde entonces ha acumulado un descenso del -19,5%. Las comunidades que experimentaron una mayor caída desde máximos son Aragón, con un descenso acumulado de un -39%, Cantabria (-31,3%), Castilla-La Mancha (-30,8%), La Rioja (-26,5%), Asturias (-26,1%) y Murcia (-25,8%).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.