PRENSA: MANIFESTACIÓN EN JEREZ EN DEFENSA DEL PATRIMONIO “Lo que ocurre en este centro histórico es sorprendente y muy doloroso”

José María Alonso, Lola Boloix, Alejandro González, Carola Herrero y Víctor Manuel Cuello, ayer en la peña La Buena Gente. / MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ

La Federación andaluza de asociaciones de estos barrios respalda con su presencia en Jerez las reclamaciones de los vecinos
Oposición frontal a una mayor permisividad para la hostelería

Miembros de la Federación Andaluza de asociaciones de vecinos de centros históricos lamentaron ayer la situación en que se encuentra el casco histórico de Jerez, durante un encuentro en la peña flamenca La Buena Gente, que sirvió de preámbulo a la manifestación que por la tarde recorrió las calles con el lema ‘Salvemos el centro’. Representantes vecinales de otras ciudades no ocultaron su perplejidad ante “el proceso de abandono” que sufre el centro histórico, y admitieron que aunque comparte problemas con los de sus propias ciudades, “lo que ocurre aquí es muy llamativo. Me ha llamado la atención la cantidad de naves de bodegas abandonadas, además en sitios muy golosos. Es una situación peculiar, dolorosa y especialmente sorprendente y llamativa. Que se haya consentido esto es muy extraño”, señaló la vicepresidenta de la federación y presidenta de la asociación de vecinos Bajo Albayzín de Granada, Lola Boloix.

Coincidía con la apreciación la vicepresidenta de la asociación del casco antiguo de Marbella, Carola Herrero, quien calificó el estado de estos barrios históricos como “lamentable. La sensación cuando vienes de fuera es casi como estar en Sarajevo, qué ha pasado en esta ciudad, sorprende que un patrimonio tan interesante, una ciudad tan espectacular esté de esta manera”. Herrero vaticinó, no obstante, que a este proceso de abandono que, según dijo, también sufrió el de Marbella en los años 80, le seguirá otro de expansión, orientado hacia el turismo y no menos problemático. En su opinión, “este abandono es casi provocado, para que bajen los precios y generar el siguiente paso: cuando hay determinados sectores que han comprado y han tomado posesión se empieza la rehabilitación e incluso se empieza a meter dinero público para beneficiar a determinados sectores. Si la Administración quisiera ya habría ayudado a la rehabilitación pero no lo hace por eso. Se deja muerto un barrio hasta que alguien empiece a comprar y a tener intereses y entonces cambia todo el proceso”.

Es esa otra fase se encuentran ahora otros centros históricos andaluces, cuyos representantes criticaban ayer lo que están viviendo sus residentes, desbordados por un uso turístico descontrolado, bastante alejado de la realidad de Jerez, donde según lamentaba el presidente de la asociación de vecinos del centro histórico y presidente de la federación andaluza, Alejandro González, “ni tan siquiera hemos tenido un plan especial, lo que es sintomático de la importancia que se le ha dado al centro desde la administración local”. Agregó también que en Jerez “tenemos el dudoso honor de que un representante público, Francisco Camas, sea el primero en asumir el postulado de muchas patronales hosteleras de que el centro histórico no es una zona residencial”.

La presencia de representantes vecinales de otras ciudades para participar en la manifestación sirvió también para realizar la presentación oficial de una federación que nació hace casi un año, promovida por la asociación del centro histórico de Jerez. González, que en octubre dejará la presidencia de esta asociación, recordó que en estos meses la federación ha intentado darse a conocer ante las Administraciones, especialmente la andaluza y se encuentra ahora inmersa en una abierta oposición al borrador de la Junta que modifica la regulación de los horarios y actividades de los establecimientos públicos, a los que la federación ya ha presentado alegaciones.

Lola Boloix (Bajo Albayzín) abogó por “un entendimiento entre vecinos y comerciantes. En nuestros centros históricos todavía puedes tirarte toda la noche pegando voces por donde te da la gana, o tocando música con amplificadores a la una de la madrugada. La Policía, que nos podía echar una mano, está en otra cosa, y los vecinos están desasistidos y muy abandonados por las Administraciones”. Como representante vecinal de El Albaicín relató que los especuladores están comprando el barrio a una velocidad alarmante. “Se ha llenado de apartamentos turísticos, en la mayoría de los casos ilegales y está desapareciendo el tejido social totalmente. En calles enteras están echando por debajo de las puertas papeles diciendo: yo le quiero comprar su casa, llámeme y eso crea una alarma social enorme, porque hay muchas personas mayores”.

José María Alonso, secretario de la Federación y representante de la asociación de vecinos de El Pópulo de Cádiz, donde dijo que las mejoras van llegando lentamente después de años de carencias, realizó un llamamiento a los políticos “para que se dejen de disputas y entre todos busquen la solución para cada ciudad”.

El representante de la asociación La Axerquía de Córdoba, Víctor Manuel Cuello, manifestó que hay problemas generales en los cascos históricos como “la recalificación encubierta” del espacio residencial para convertirlo en espacio terciario, “destrozando el comercio de proximidad y el tejido social del barrio, que se va despoblando. Hay un sobreuso del espacio urbano con veladores, todos los eventos culturales se desarrollan en el casco histórico”.

Carola Herrero comentó que en el caso concreto de Marbella se ha convertido en un reclamo turístico y un parque de atracciones, “mientras la Administración ha dejado de vernos a los vecinos como ciudadanos con necesidades y derechos a equipamientos, colegios, ambulatorios, todo lo que necesita un barrio”.

Criticó además duramente que la nueva regulación de establecimientos públicos pretende “liberalizar todo lo que es la instalación de terrazas, y el uso de música. La Junta deja el control en manos de los ayuntamientos que no tienen medios. Es un tema muy serio”.

Los representantes vecinales coincidieron en que los problemas de los centros históricos deben abordarse como un problema de ciudad y mostraron su desacuerdo con el argumento de las patronales de hostelería de mantener un equilibrio entre los negocios y los vecinos. “No es un tema de equilibrio, sino de prioridades: primero los derechos de los vecinos y luego los intereses de la hostelería, no hay ningún derecho sobre ocupación de vía pública”, manifestó Cuello.


500 personas vuelven a exigir intervenciones urgentes en el centroLa segunda manifestación convocada por la asociación de vecinos del centro histórico en defensa del patrimonio, la habitabilidad y el comercio tradicional en estos barrios, partió poco después las ocho y media de la tarde del corazón de San Mateo, la plaza del Mercado, esta vez con el respaldo y presencia de representantes vecinales de centros históricos de otras ciudades e incluso el apoyo de la coordinadora europea de asociaciones de vecinos. Cerca de 500 personas se sumaron a una marcha sin proclamas cuyo objetivo, según el presidente de la asociación de vecinos del centro histórico de Jerez, Alejandro González, no es otro que “dar visibilidad a un problema prácticamente crónico y forzar a las distintas administraciones a intervenir cuanto antes en la zona”. También dejó claro que no se trataba de una manifestación contra ningún partido político. “Simplemente creemos que el centro histórico es un asunto que nos tiene que unir a todos y que bajo ese sentimiento, se deben dejar de lado las siglas”.

Como en la primera manifestación, en enero de este año, el lema fue “Salvemos el centro histórico”. Desde San Mateo hasta Consistorio, donde se leyó en las puertas de Ayuntamiento un manifiesto. El encargado en esta ocasión fue Francisco Jordi, quien reflejó en su intervención que “estamos en una situación de no retorno en cuanto a la conservación de nuestro patrimonio y es totalmente urgente que la sociedad no se duerma y se escude en los lamentos, que nada solucionan. Los problemas van a más, estamos teniendo episodios de derrumbes de nuestro patrimonio, de abandonos de edificios sobre los que no se tiene aún claro su destino, como son el Palacio de Pemartín, actual sede del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco, que se nos va, o el de los Condes de Puerto Hermoso, actual comisaría de la Policía Nacional, que al no ser de propiedad municipal, nos dejan en la inquietud de pensar si no correrán la misma suerte y ventura que corre actualmente, por ejemplo, el edificio de Díez Mérito sin ir más lejos”.

El manifiesto abundó en que el centro histórico de Jerez agoniza. “Ha sufrido el abandono de décadas de políticas de expansionismo urbanístico sin respetar su patrimonio. Ello ha traído consigo un desarraigo, una falta de habitantes y, por ende, un abandono del comercio tradicional de cercanía. En su lugar, en el mejor de los casos, está siendo suplido por negocios hosteleros, que en algunas ocasiones, ni mucho menos mayoritarias, no favorecen con su actividad el asentamiento de familias, porque, simple y llanamente, no pueden ni descansar ni dormir por las noches. Esto complica sobremanera la llegada de nuevos moradores y, por tanto, entramos en un bucle, en el que, al no existir residencialidad, nos falta lo más importante: la gente que da vida a una ciudad viviendo en la propia zona”.

Referencia también a “la desafección de muchos jerezanos hacia su centro”, a la perdida del comercio tradicional e incluso al cierre de la tienda de Mango en Larga “dejando una total incertidumbre sobre el destino de un edificio tan singular del plateresco”.

En el manifiesto se reclamó un compromiso institucional “firme y a largo plazo”, “con una partida presupuestaria fija anual, por pequeña que sea” para el centro. Y como actuaciones concretas, una dinamización del Registro Municipal de Solares, promocionando los inmuebles y estableciendo los respectivos justiprecios, la supresión del IBI durante los primeros años de habitabilidad en el centro histórico para edificios que en la actualidad son propiedad municipal; el establecimiento de convenios con entidades bancarias para conseguir hipotecas más ventajosas o proponer a la Junta la subvención de estudios arqueológicos o utilizar a los arquitectos municipales para aliviar los gastos de las personas que quisieran adquirir una propiedad del Registro Municipal.

Fuente: Diario de Jerez

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>