Placeta del Abad 1970 / 2014. Testimonio de una desidia institucional

Antonio Monleón Anguita

¿Se puede saber qué es lo que hacen la panda de ineptos, sinvergüenzas y mangantes que nos representan y gobiernan? ¿Cómo se ha podido llegar a esto? Pero lo peor es que en el Albayzín siguen pasando estas cosas.
La imagen en B&N está tomada en 1970 con una cámara Agfa silette I y la de 2014 con una Canon rebel T3i. Estamos en la albaicinera placeta del Abad y la casa en cuestión era la antigua Casa del Abad.
Yo había nacido cerca de ella y como tantas y tantas otras formaba parte del paisaje sentimental de mi infancia. Hoy, cuando paseo por mis antiguos callejones y placetas y veo en lo que han quedado convertidos, siento una rabia muy grande contra todos aquellos que he mencionado al principio. Sí, mangantes y sinvergüenzas que han permitido el destrozo del Albayzín, mi barrio.

Placeta del Abad 2014

Placeta del Abad 2014

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 comentarios

  • Minerva

    Me siento identificada totalmente con el comentario de Antonio. En esa casa vivía una amiga de la infancia y recuerdo la frescura del zaguán y del patio, donde jugábamos a los cromos y las cocinitas, y en el huerto, hacíamos “prácticas de ciencias naturales”, explorando hormigueros, cazando mariquitas y saándole el aguijón a las avispas… (también me acuerdo de sus picotazos, jajajaja). Luego los vecinos se marcharon ( o los echaron, no sé) y esta casa tan singular quedó a merced de la codicia urbanística, convirtiéndose en la trasera de un gran carmen. vaciaron el edificio, mutilaron la portada y enlosaron el huerto. En resumen, otro mudo testigo de la desidia municipal y del desapego de los granadinos (con muy honrosas excepciones) hacia su patrimonio.

    11 julio, 2014 at 08:11 Reply

    • ESTHER

      Buenas noches,

      Mi madre vivió en ese Carmen . No sé si es a ella a la que se refiere cuando jugaba de niña. Era hija de Manuel y María del Mar.
      Se llamaba Carmen. Sus otras dos hermanas se llaman Enriqueta y Encarnita . Me gustaría saber a cual de ellas se refiere.

      Puede contactar en email :

      estherrodrigar@gmail.com

      Un saludo,
      Esther Rodriguez

      16 diciembre, 2015 at 21:59 Reply