Pintadas junto al palacio de Dar-al-Horra al lado de las cámaras de vídeo vigilancia

Se supone que el objeto de las cámaras de vídeo vigilancia en los lugares más emblemáticos y conflictivos por el tema de las pintadas era evitarla, y en su caso, identificar a los vándalos que actuaban con impunidad. Pero, como ya anunciábamos antes de su colocación,  esta medida no lo resolvería. Y aquí está la prueba: una serie de pintadas en el callejón Ladrón del Agua y de las Monjas, la mayoría justo frente a las cámaras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un comentario

  • Sole

    Si las pintadas están enfrente de las cámaras, y la grabación existe, porque no se detiene a la persona que ha realizado las pintadas, no queda identificado?

    15 marzo, 2018 at 10:53 Reply