Pintadas, el cuento de nunca acabar

Mientras una cuadrilla municipal se dedica a pintar muros o fachadas con pintadas, algunos vándalos siguen sin parar utilizando el espacio público para mostrar sus “ocurrencias” y dejarnos a todos la “mancha” de sus pintadas. Poco les importa que haya sido limpiada o que sea un monumento como la muralla.

Pintada en calle Serrano


Pintada en Cuesta de San Gregorio


Pintada en Molino de la Corteza de San Andrés


Pintadas en la Placeta Nevot

Pintada en el Camino de San Miguel Alto

También se utiliza cualquier otro espacio para poner sus garabatos, como este caso del transformador del Carril de San Agustín:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.