Palabras de gratitud de Antonina Rodrigo tras la entrega de la Medalla de Oro de la ciudad de Granada

Agradezco el reconocimiento a mi labor al concederme esta distinción en Granada, mi tierra. Aún es más de agradecer en momentos en que, la cultura, ocupa un lugar tan pobre en nuestra sociedad.

Hace tiempo se encuentra desvalida, con ivas y leyes que agravan la situación, nunca boyante, de poetas, músicos, pintores, escritores, músicos, escultores. La cultura es el crisol de los pueblos y la primera luz que ilumina nuestras vidas. Empieza por el lugar de origen. La casa, la calle de nuestra niñez, la primera geografía del niño. La instrucción de nuestro primer maestro o maestra es otro recuerdo perdurable. La primera emoción de lo comprensible, de las primeras letras, imágenes que quedan fundidas en nuestra memoria más recóndita. No importa si el destino nos alejó de esos paisajes. De la casa materna y de aquella escuela. La querencia y el nexo con la tierra que nos alumbró, nos mantiene ligados con un cordón umbilical invisible. Aunque nos lo corten al nacer, seguimos siempre unidos a nuestra Madre y a nuestra Tierra.

Hablando de Madres, tengo el honor de dedicar esta medalla a la mía, porque hoy hace 81 años que me trajo al mundo, como recuerda la Asociación del Bajo Albaizín, donde nací, en un mosaico de Fajalauza, del artista Rafael Reina.

Y como no, en este año que se cumple el 80 aniversario del asesinato de Federico García Lorca y, de tantos miles de  Lorcas, mi recuerdo incandescente está con él,  con todos los lorcas, y con los que siguen buscando para ellos la dignidad de una tumba que, desde aquel entonces les negó el fascismo, y todavía hoy les niega la hipocresía, la sinrazón y la intolerancia, bajo la ley del olvido.

También, mi recuerdo está con nuestra Mariana de Pineda y con todas las marianas del mundo, que siguen muriendo en defensa de su libertad y la de sus hijos, a manos de sus hombres, que pasaron de ser los amorosos compañeros de un tiempo, a convertirse en sus criminales enemigos.

Muchas gracias.

                  Antonina Rodrigo

Placa a Antonina Rodrigo 20150417

 

Antonina Rodrigo, con gafas de sol, observa la placa dedicada por la Asociación del Bajo Albaicín en el Callejón del Gallo

Antonina Rodrigo, con gafas de sol, observa la placa dedicada por la Asociación del Bajo Albaicín en el Callejón del Gallo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario

  • Pablo Laguna

    Un más que merecido reconocimiento. Tardío es el momento, pero justa es la distinción, y siempre es tiempo para la justicia. Mi más cariñosa felicitación para tan digna persona como es Antonina Rodrigo. Mi más sincera felicitación a Granada, porque no es común que sus autoridades estén a la altura que deben.

    14 febrero, 2016 at 23:18 Reply