“No tiene ningún sentido que regrese la Diabline”

La concejal de Movilidad asegura que el transporte ya está cubierto en el Albaicín

El microbús funcionó con la peatonalización de la Carrera del Darro en 2012.

El microbús funcionó con la peatonalización de la Carrera del Darro en 2012.

Granada Hoy, 04-02-2014
La concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Granada, Telesfora Ruiz, zanjó ayer de forma contundente la posibilidad planteada por los vecinos del Albaicín de que la Diabline vuelva a circular por la Carrera del Darro pese a que en un principio su presencia no agradó a los vecinos.

“No tiene sentido. Ya está el tráfico como deseaban los vecinos”, sentenció Ruiz, a quien se le escapó incluso una sonrisa antes de contestar a los periodistas sobre el tema.

“Lo he visto en la prensa pero no he recibido ninguna notificación oficial. De todas formas no es lógico. La Diabline vino a suplir la ausencia de microbuses que no pasaban por la Carrera del Darro con la peatonalización de forma que sería para el acceso de los mayores. Ahora que han vuelto las líneas de microbús 31 y 35, con las mismas paradas en la Carrera del Darro y en el Paseo de los Tristes, deja de tener sentido su uso”, argumentó la responsable de Movilidad en el Ayuntamiento de Granada. “Ya está como deseaban los vecinos, no tiene sentido que vuelva”, apostilló.

En cambio, en el barrio echan de menos a la Diabline, algo inimaginable teniendo en cuenta todas las críticas que se realizaron a este particular microbús que entró en el barrio con la peatonalización completa de la Carrera del Darro en 2012. “Tenía su utilidad”, reconoció a este periódico la presidenta de la asociación vecinal del Bajo Albaicín, Lola Boloix.

La cuestión del asunto es el horario de los autobuses. Aunque la concejal asegure que con la vuelta de los microbuses de la empresa Rober ya está solucionado el tema de la movilidad, la realidad es que estos microbuses de las líneas 31 y 35 sólo suben por la Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes de lunes a viernes. El fin de semana está prohibido el paso por la afluencia de turistas en las citadas zonas. En cambio, la Diabline funcionaba todos los días, por lo que el servicio era mayor, sobre todo para los vecinos que tienen que salir del barrio para realizar las compras y después volver con los carros o las bolsas llenas.

Ahora, la única opción que ha quedado a los vecinos para poder acceder en transporte público a la zona los fines de semana es montarse en el tren turístico, el Granada City Tour, que aunque se presentó como una solución a los problemas de movilidad no cumple todas las expectativas. “No se puede ir con bultos porque son muy estrechos, por lo que no podemos utilizarlo”, matizó Boloix. Además, aunque puedan, el precio hace que también muchos vecinos no puedan permitírselo. Así, el bonobús d la Rober sale a 0,79 euros el viaje mientras que el tren sube a 1,05 euros.

Lo que tienen claro los vecinos es que con las líneas de la Rober o con la Diabline, lo que reclaman es un servicio diario que de una solución válida a los vecinos y no sólo a los turistas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>