El Albaicín pide ayuda a la Alhambra

Vista del Albaicín desde la Alhambra, de cuyos beneficios se pide ayuda para el barrio

Vista del Albaicín desde la Alhambra, de cuyos beneficios se pide ayuda para el barrio

El Ayuntamiento granadino y los vecinos del barrio solicitan al Patronato del monumento que contribuya a la rehabilitación de este enclave, Patrimonio de la Humanidad

ABC, 10-02-2014

Sólo dos euros. Es la cantidad que el consistorio de la ciudad, apoyado por los colectivos vecinales de la ciudad, propone que se sume al actual precio de la entrada a la Alhambra con el fin de obtener un fondo destinado íntegramente la rehabilitación del Albaicín. «Es algo muy razonable», defienden desde el consistorio que a modo de, globo sonda, lanzó su propuesta hace unas semanas con la consiguiente polémica política en una ciudad habituada a ellas.

La respuesta del Patronato de la Alhambra, dependiente de la Junta de Andalucía y que dirige Mar Villafranca, no se hizo esperar con un rotundo ‘no’ que devolvió al Ayuntamiento de Granada en bandeja el argumento de que el monumento nazarí siempre da la espalda a la ciudad. A cambio, Villafranca propuso que el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) que el consistorio recauda anualmente en el Albaicín fuera íntegramente destinado a la rehabilitación del barrio. «Es un absoluto disparate» responde a esta proposición el portavoz adjunto del gobierno municipal, Francisco Ledesma. «Los 800.000 euros que recaudamos de IBI en el Albaicín no podríamos destinarlos a rehabilitar el barrio porque no podríamos atender los servicios que necesitan sus vecinos, y entonces estaríamos creando ciudadanos de primera y segunda en la ciudad», explica el también edil de Economía.

Pero, polémicas al margen, ¿por qué se necesita ayuda para rehabilitar el Albaicín? Este enclave, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, acusa desde hace años la complejidad de mantener en perfecto estado sus estrechas callejuelas y el gran número de casas que lo jalonan –muchas de ellas con gran valor histórico y patrimonial-. Teóricamente, al pertenecer como un barrio más a la ciudad, las competencias de limpieza y seguridad, entre otras muchas, recaen en el Ayuntamiento de Granada. «Pero la Unesco nos pide consenso porque sólo hay una declaración de Patrimonio Histórico que afecta a las dos colinas», aclara la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto, en referencia a la necesaria colaboración que pide la institución vinculada a la ONU tanto a la Junta como al consistorio. Es decir, las dos orillas del río Darro están condenadas a entenderse si quieren mantener esta privilegiada y exigente calificación de la Unesco.

Cierre de la Oficina de Rehabilitación

Un punto de inflexión en la política de conservación del Albaicín fue el cierre que sufrió en noviembre de 2011 la Oficina de Rehabilitación del barrio que dirigía el arquitecto Gabriel Fernández Adarve. Perteneciente a la extinta EPSA (Empresa Pública del Suelo de Andalucía) fue cancelada de manera abrupta sorprendiendo hasta a sus mismos gestores, que desempeñaban una ambiciosa labor de restauración de edificios en el milenario barrio granadino.

Unido este cierre a la falta de un ambicioso plan de fondos públicos directos para la rehabilitación y conservación de esta parte del casco antiguo de la ciudad, la situación ha derivado en propuestas como la del Ayuntamiento de Granada para aumentar el precio de la entrada de la Alhambra. Incluso se ha presentado a un concurso patrocinado por el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, el proyecto de rehabilitación del barrio «que sería posible sufragar de obtener los 5 millones de euros del primer premio o el millón para cada finalista», comenta Francisco Ledesma. La competencia es fuerte porque se han presentado al concurso 189 ciudades europeas pero el edil es optimista y asegura que el proyecto del Albaicín «tiene posibilidades».

Si no hubiera premio ni fondos económicos extraordinarios como los referidos para el Albaicín sólo quedaría invertir progresivamente recursos en el histórico enclave ideado por los andalusíes. «No se trata de transferir el problema de un sitio a otro, sino de ponerse de acuerdo», dijo recientemente la directora del Patronato de la Alhambra, Mar Villafranca. Ese acuerdo es el que sigue esperando impaciente el Albaicín.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>