Derribo de una casa catalogada en la Plaza de Santa Ana junto a la Chancillería

Después de años con el edificio arruinándose ante la dejadez de administraciones y propietarios, ahora una edificación catalogada se derriba por completo, como puede verse en las imágenes. Si bien su nivel de catalogación no es alto, solo protección ambiental 4.1, eso obliga al mantenimiento de las secuencias ambientales, fachada, espacios interiores,… Ahora todo eso ha desaparecido ante la piqueta.

Una situación que se repite como fórmula para levantar edificios de obra nueva pese a la protección del PEPRI. Mientras las Administraciones (Cultura y Ayuntamiento) lo permiten. Ante esto ¿para que queremos un plan de protección, una declaración de Patrimonio Mundial? Y cuando lo terminen a llenarlo de turistas. Ese es el modelo de barrio que no queremos los vecinos, pero que nos impone la especulación y la Administración.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario

  • Jesús

    Qué pena de ciudad la nuestra. La historia de Granada es la de la dejadez y falta de cariño de sus vecinos y especialmente de sus gobernantes. El centro de la ciudad y sus barrios históricos se están cayendo a pedazos y a nadie parece importarle. Granada es cada día un poco más fea, más incómoda y menos interesante para el turismo de cierto nivel cultural. Solo interesa el negocio rápido y la especulación con nuestro patrimonio y nuestra historia.

    28 marzo, 2019 at 09:48 Reply