Cuando el botellón afecta también a los espacios privados

Un vecino comparte esta foto al encontrarse está botella de alcohol en su jardín la mañana del domingo 15 de octubre. Tras un largo fin de semana en el que el Albayzin ha sido, de nuevo, objeto de deseo de multitud de visitantes, muchos de ellos disfrutando genuinamente de nuestro barrio, debemos denunciar todos aquellos comportamientos que son irrespetuosos con los que aquí vivimos. Alguien tiró esa botella desde la calle, por encima de la tapia, cayendo en un jardín privado.

Las autoridades locales se podrán congratular por las cifras de visitantes en estos días. Pero debemos recordarles que no solo vale la cantidad, sino que hay que salvaguardar la calidad de lo que ocurre en nuestras calles y plazas. Y, por supuesto, garantizar la convivencia en un barrio que sólo cuenta con unos miles de habitantes y que sin embargo recibe a otros tantos visitantes y en periodos concentrados de unos días.

En estas circunstancias el consumo de alcohol por la calle debe estar vigilado y perseguido por lo que afecta a la habitabilidad de un barrio como el Albayzin. Como venimos reclamando, es urgente la implementación de una unidad de policía de barrio que controle estas situaciones desbocadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>