¡Bienvenido septiembre!

Comienza el curso, la temporada de mudanzas, llegan nuevos inquilinos. Y el impacto negativo de la elevada población flotante que tiene el Albayzín, junto con el comportamiento in-cívico y desconsiderado de algunos propietarios y parte de ese segmento de la población que no tiene conciencia de barrio, se hace notar. Aparecen colchones y muebles por doquier, depositados en la calle a deshora y sin avisar al correspondiente servicio de recogida.

La imagen lo dice todo: dos colchones depositados en la Placeta de la Charca, lejos de cualquier contenedor, acaban en las escaleras de subida al centro de salud y a San Nicolás. Una vergüenza. El ayuntamiento debe tomar medidas drásticas: el “mueblicidio” sigue siendo una lacra. Los que no saben o no quieren sacar los muebles según establece la ordenanza, deben ser multados ejemplarmente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.