PRENSA: El Albaicín apuntalado de mentiras

Ahí está, sujeto sólo con puntales de vacías palabras y hueras intenciones, sumido en el real olvido de políticos

Opinión de Joaquín A. Abrás Santiago en Granada Hoy, 18-09-2019

Cerca de su centenario, el monumento homenaje a Ángel Ganivet, que -a instancias del granadino Centro Artístico- hizo Juan Cristóbal; sumergido en las alhambreñas alamedas que flanquean y culminan la cuesta de Gomérez; sigue vociferando en su broncíneo y pétreo silencio, el valor y el peso de la razón, por encima de las brutas actitudes, que son las que propician y explican los errores, las grandes equivocaciones con las que la falta de la razón, la indolencia y la dejadez, abocan a los mayores desastres y pérdidas en el devenir cultural de nuestra historia, mermando nuestra propia identidad patrimonial.

Ese pensamiento, en ejemplar e inteligente esencia, fue el mensaje de aquel cónsul suicida de España -o de España suicida- triste y precursor de toda una generación de creadores y pensadores, testigos de excepción de la pérdida de las últimas colonias del que otrora fuese imperio español, a punta de cañón de los Estados Unidos de América, que, como nuevo señor del mundo, se quedó con Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

Los indolentes españoles, andaban recluidos en las fiestas de los toros, para admirar y disfrutar lo que más les podía interesar: las faenas de los diestros del momento. Así éramos. Y así seguimos.

Debiera de hervir de indignación la sangre de Granada, que ha heredado y malversado, en los últimos siglos, un patrimonio histórico y artístico excepcional, que ha conferido un doble carácter a esta ciudad, aún de ensueño y fantasía, de densa y compartida historia en feliz mezcla con románticas leyendas. Ciudad dual y antitética, en la que coexisten la verdad y su contrario, el monumento y su ruina, la piedra real y su memoria, la memoria de lo que fue, de su honra, honor y su grandeza, frente justo a su irremediable pérdida en aras a no se sabe que Gran Vía o flecha urbana, que penetra desde tierras verdes de la Vega fértil en saeta doméstica, paralela a calle Elvira, con la que algo más de un siglo hace, entró, como falo violento, arrollando todo lo que a su paso había: casonas, monasterios, palacios y conventos. Memoria de una Granada de la que sólo saben los que aún seguimos leyendo y mirando, que somos pocos. Muy pocos.

Y ahí está aún, el Albaicín, derruyéndose en tristezas, cascotes, orines y huérfanos solares, sujeto sólo con puntales de vacías palabras y hueras intenciones, sumido en el real olvido de políticos y gestores charlatanes, que repiten, papagayos grises, frases desplumadas de color y verdadera voluntad, heredadas, cargadas de vaciedad y de ausencia. El Albaicín, apuntalado de mentiras, triunfo del bruto, derrota de la razón. ¡No podemos derrochar tanta belleza! ¿O no?

Dejar un comentario


( ! ) Warning: Illegal string offset 'cookies' in C:\wamp64\www\albayzin.info\www\wp-includes\comment-template.php on line 2294
Call Stack
#TimeMemoryFunctionLocation
10.0006233936{main}( )...\index.php:0
20.0010237080require( 'C:\wamp64\www\albayzin.info\www\wp-blog-header.php' )...\index.php:17
33.330747931048require_once( 'C:\wamp64\www\albayzin.info\www\wp-includes\template-loader.php' )...\wp-blog-header.php:19
43.361248004184include( 'C:\wamp64\www\albayzin.info\www\wp-content\themes\franklin-wordpress-theme-1.5.2\franklin\single.php' )...\template-loader.php:77
53.986648761168comments_template( )...\single.php:22
63.992848827624require( 'C:\wamp64\www\albayzin.info\www\wp-content\themes\franklin-wordpress-theme-1.5.2\franklin\comments.php' )...\comment-template.php:1512
73.994048830792comment_form( )...\comments.php:38

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Campos obligatorios señalizados con un *
Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.